Lista de obras musicales compuestas en el siglo XVII.

Se quedaron fuera por los pelos: Tenebrae Responsoria (Carlo Gesualdo, 1611), Armide (Jean-Baptiste Lully, 1686).

1


Dido and Aeneas (Henry Purcell, 1689, Ópera)

Extractos seleccionados: “Overture”, “Your counsel all is urg’d in vain”, “But Death, alas! … When I am laid in earth”.

La gran pericia de Purcell para el recitativo queda patente en esta ópera basada en un capítulo de la Eneida de Virgilio, especialmente en el último tramo del tercer acto, de una sutiliza y riqueza cromática deslumbrantes.

2


L’Incoronazione di Poppea (Claudio Monteverdi, 1642, Ópera)

Extractos seleccionados: “Sento un certo non so che”, “Adagiati, Poppea – Oblivion soave”, “Scendian, scendiam”, “Pur ti miro”.

El emperador romano Nerón protagoniza la más ambiciosa ópera de Monteverdi, en la que sobresalen las arias largas y expresivas y, por encima de todas, el dúo final entre Nerón y Poppea (Pur ti miro).

3


Libro IV (Claudio Monteverdi, 1603, Madrigal)

Extractos seleccionados: “Sfogava con le stelle”, “Ohimé, se tanto amate”.

Sin ser tan radical como el quinto libro (este cuarto aún se incluye en lo que se denomina “la prima prattica”), se advierte un mayor atrevimiento en las armonías y un mayor énfasis en la declamación.

4


Officium Defunctorum (Tomás Luis de Victoria, 1603, Canto polifónico)

Extractos seleccionados: “Introitus: Requiem aeternam”, “Responsorium: Libera me”.

Aunque contiene también las piezas para los servicios que precedieron a la misa de réquiem de la emperatriz María de Austria, la misa en sí misma es de una riqueza superior. Victoria y su réquiem constituyen la cumbre de la música renacentista española.

5


Orfeo (Claudio Monteverdi, 1607, Ópera)

Extractos seleccionados: “Sinfonía”.

La primera ópera de Monteverdi es ya superior a todas las escritas hasta ese momento. El recitativo se impone claramente al aria hasta en los momentos más cruciales de la obra. Las melodías más imponentes se encuentran en la apertura y en los ritornelli.

6


Libro V (Claudio Monteverdi, 1594-1605, Madrigal)

Extractos seleccionados: “Cruda Amarilli, che col nome ancora”, “O Mirtillo, Mirtillo, anima mia”, “T’amo, mia vita, la mia cara vita”.

El quinto libro de madrigales de Monteverdi supone el gran punto de inflexión, radicalizando las innovaciones ya realizadas en su cuarto libro.Si en el estilo más clásico (la prima prattica) la música gobernaba las palabras, en este nuevo estilo (la secondda prattica), las palabras gobiernan la música.

7


Canon in D (Johann Pachelbel, s. 1680, Música de cámara)

Sin duda, la primera obra clásica presente en todo recopilatorio de música clásica que se precie. Si bien, esta suele aparecer en alguna de sus posteriores arreglos que varían su ritmo e instrumentos. La versión más conocida es la de Paillard, que dura más de siete minutos, frente a los menos de cuatro de la versión original.

8


Vespro della Beata Vergine (Claudio Monteverdi, 1610, Coral)

Extractos seleccionados: “Domine ad adjuvandum”.

Vespro della Beata Vergine constituye el mejor trabajo de Monteverdi en el campo de la música religiosa. En él, el autor dota a la música de una teatralidad y fastuosidad sorprendentes. Después llegaría Bach.

9


Sesto Libro di Madrigali (Carlo Gesualdo, 1611, Madrigal)

Extracto seleccionado: “Moro, lasso, al mio duolo”.

Destaca en este libro “Moro, lasso”, el madrigal más conocido de Gesualdo con el sufrimiento erótico como tema central. En toda la pieza hay una progresión cromática que combina el reposo diatónico y el furor cromático, contraponiendo la vida a la muerte y la agonía.

10


Libro VIII (Claudio Monteverdi, 1638, Madrigal)

Extractos seleccionados: “Sinfonia”, “Altri canti d’Amor”, “Lamento della Ninfa”, “Ardo, ardo avvampo, mi struggo”, “Hor che ‘l ciel e la terra”.

Publicado en 1638 (19 años después del séptimo) bajo el nombre Madrigales guerreros y amorosos”, el octavo libro de madrigales recoge una ambiciosa y heterogénea colección de madrigales.Para Monteverdi, el madrigal no es ya más un género encorsetado y uniforme.

11


Flow my Tears (John Dowland, 1600, Pavana)

Compuesta originalmente como una colección de piezas para laud y viola llamada Lachrimae, esta melodía también existió como sólo de laud y como la canción Flow my tears, convirtiéndose en una de las más famosas de Europa.

12


Miserere (Gregorio Allegri, 1638, Canto polifónico)

Musicalización del salmo 51 en la que los versos se alternan entre el canto llano y el canto armonizado. Esta obra fue un secreto muy bien guardado durante años: Mozart la transcribió de memoria tras haberla escuchado a los 14 años. Su reputación provenía de la ornamentación improvisada por los miembros del coro.